Patrocinado conjuntamente por la Biblioteca del Congreso y por la Embajada de España, y organizado por Ellen Echeverría, profesora de literatura española de George Washington University, y con la colaboración del flamencólogo Henry Jova, el día 9 de mayo 2003, se presentó en el Auditorio Montpelier de la Biblioteca del Congreso de Washington el evento Flamenco: una expresión cultural.

Esta presentación consistió de disertaciones de cuatro oradores, quienes dialogaron sobre las sutilezas del arte flamenco andaluz y de como esta popular expresión folclórica española se interrelaciona e inspira en otras expresiones artísticas como la poesía y la tauromaquia.

Después de Georgette M. Dorn , Directora de la División Hispana de la Biblioteca del Congreso, y de Carmen G. de Anzúa, Agregada Cultural de la Embajada de España, dar la bienvenida al numeroso público asistente, se inició el programa con la interpretación musical de la pieza clásica "La oración del torero" de Turina por la orquesta Post-Classical Ensemble, dirigida por el conocido director español Angel Gil-Ordóñez.

A continuación, Henry Jova disertó sobre la historia y diferentes facetas del flamenco y Ellen Echevarría dialogó sobre como el tema de la poesía inspira al flamenco. Luego, el matador retirado Mario Carrión habló de como asimismo el tema del toreo se representa en el flamenco y, además explicó la interpretación del toreo como arte, ilustrando la presentación con la proyección de un video con imágenes de sus pasadas actuaciones en los ruedos. Frederick Bush, diplomático estadounidense y buen aficionado al toreo, concluyó esta parte del programa, relatando sus experiencias en el mundo del toreo,al que se aficionó cuando vivía en Sevilla, donde desempeñó el puesto de Comisionado del Pabellón de los Estados Unidos en la Expo-92.

Después de una breve intermisión, el acto continuó con un lucido recital de flamenco, en el cual el 'cantaó' "Cuquito de Barbate", los guitarristas Henry Jova y Jesús Serrano, y los bailarines Edwin Aparicio y Anna Menéndez interpretaron los diferentes estilos del rico folclore flamenco, con pasión, gracia y arte.

Puede decirse que en la españolizada tarde del 9 de mayo, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos sirvió de auditorio para la música clásica de España, de 'tablao' para el flamenco académico y práctico, y de ruedo en donde explicar el toreo.

Vuelva a SEMBLANZA