Sobre la Feria del Café de Manizales, y el abono del 2018

La Feria del Café de Manizales con las ferias de Cali, Medellín y Bogotá forman el cuarteto de las ferias de más prestigio y solera de la temporada invernal colombiana. La Feria del Café es una de las ferias taurinas más antiguas de Colombia. Durante una semana esta feria ofrece un buen programa de festejos, generalmente con carteles bien rematados, incluyendo cada año la participación de varias figuras de toreo. La ciudad cuenta con una monumental plaza de toros con un aforo de algo más de 16.000 espectadores, que ya cumplió 65 años de existencia.

La Feria del Café 2018 se realizó desde el domingo 7 de enero hasta al sábado 13 del mismo mes, y se compuso de cinco corridas de toros, una novillada y un festival, en total siete festejos. Se inició el domingo con una corrida de toros, y se cerró el sábado 11 con el plato fuerte del ciclo, con la corrida del mano a mano entre Enrique Ponce y  “El Juli”.

El programa estaba integrado por un elenco internacional de toreros, ya que los 14 puestos en las 5 corridas de toros estuvieron cubiertos por 6 diestros españoles, 5 colombianos, 2 franceses y 1 peruano. Ningún diestro hizo doblete en los festejos mayores, aunque algunos repitieron en el festival. Entre los nombres en los carteles destacan los de los españoles Ponce, El Juli, López Simón y Ginés Marín, los de los  franceses Sebastián Castella y Juan Bautista, el del peruano Roca Rey y el del colombiano Luis Bolívar.  

En este resumen, después de esta introducción, primeramente incluiré los carteles de los siete festejos con los resultados en forma de reseñas, seguidos por algunos datos cuantitativos. Continuaré haciendo un breve resumen de cada festejo, con énfasis en  los toreros que hayan triunfado, y concluiré anotando los nombres de los ganadores de los trofeos concedidos por las instituciones locales que premian a los protagonistas de lo mejor efectuado en la feria.

Carteles con reseñas y datos cuantitativos

Los carteles con las reseñas son los siguientes:

Según los datos en las reseñas, en los festejos mayores los matadores de toros cortaron 13 orejas, que se las distribuyeron de esta manera: Ponce 4, dos de ellas simbólicas, El Juli, Bolívar y Román pasearon 2, y Garrido, Ramsés y Roca Rey 1. En el festival se concedieron 3 apéndices, 2 simbólicos a Bolívar y uno a Ponce. En la novillada solamente Santiago Fresneda se fue de la feria con un trofeo en su haber. En total en los siete festejos se concedieron 17 trofeos. En los festejos mayores Ponce, El Juli, Bolívar y Román salieron a hombros y Bolívar también lo hizo en el festival.

Con respecto a la asistencia a la plaza, por las reseñas se deduce que la plaza  se llenó, o  casi se llenó, en las cinco corridas más en el festival, y que se cubrió media plaza en la novillada. En conjunto la asistencia al coso ha sido excelente.

Con referencia al ganado bravo, fue indultado un toro de de Ernesto Gutiérrez, que fue lidiado por Ponce en la  última corrida, y un utrero de Ernesto Gutiérrez, que fue lidiado por Bolívar en el festival, y se les dio una vuelta al ruedo en el arrastre al cuarto toro de Dosgutiérrez, lidiado por Bolívar en la primera corrida, al quinto de Santa Bárbara, lidiado por Ramsés en la segunda corrida y al primer utrero de Ernesto Gutiérrez lidiado por Ponce en el festival.

Comentarios

Primera corrida: buen principio, Bolívar a hombros y Garrido paseó un apéndice

El 7 de enero, con una plaza casi llena, abrieron la Feria del Café el maduro maestro colombiano Luis Bolívar y los jóvenes valores españoles López Simón y José Garrido, que lidiaron un encierro de Dosgutiérrez. El diestro colombiano fue el triunfador de la tarde y así el crítico Alberto Lopera juzgó su actuación en Mundotoro.com:

Luís Bolívar se convirtió esta noche en el primer nombre propio de la feria de Manizales después de desorejar al encastado cuarto de Dosgutiérrez, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, divisa que celebró en la mañana su 60º cumpleaños con el descubrimiento de un mosaico en el patio de cuadrillas con un encierro de variada presentación y juego, pues hubo un manso de solemnidad con peligro y otro muy bravo y fiero premiado con la vuelta al ruedo. Ambos le correspondieron al colombiano Luis Bolívar quien escuchó dos avisos por las fatigas pasadas en el que abrió la tarde, mientras en el cuarto anduvo muy bien ante el bravo oponente premiado con la vuelta al ruedo…al que firmó una faena magnífica por ambos pitones, con calidad y transmisión a los tendidos, que le acompañaron con los ‘olés’ mientras sonaba el pasodoble. La estocada fue de efecto rapidísimo y recibió las dos orejas ante la complacencia general, que le ovacionó con fuerza y otorgó la corona de cafeto mientras daba la vuelta al redondel con las orejas.

Antes Garrido había sido el primer espada en puntuar en la feria al cortarle una oreja al tercer Dosgutiérrez, un astado de irregulares embestidas, al que toreándolo con valor y entrega le ejecutó una faena que fue de menos a más, y en la que sobresalieron varias tandas de naturales rematadas con ajustados pases de pecho. Tras matar con eficiencia paseó una oreja. No le fue posible redondearle faena al manso astado que cerró plaza, del que se deshizo con una buena estocada. Saludó en el tercio.

López Simón no tuvo opciones con el complicado lote que le tocó en suerte. Con ellos estuvo decidido toreándolos con capote y muleta pero mal con los aceros. En su primero fue silenciado tras oír dos avisos y también fue silenciado tras oír otro aviso en su segundo.

Segunda corrida: Ransés obtiene un apéndice, y gran faena de Bautista

En el segundo  festejo, también con una plaza casi llena, el diestro Juan Bautista debutó en Manizales, acompañado en el cartel por el colombiano Ramsés y el español Ginés Marín. Se enfrentaron a toros de Santa Bárbara, cuyos ejemplares estuvieron bien presentados, y fueron manejables en conjunto, sobresaliendo el encastado quinto, al que se premió con una vuelta al ruedo. A este manejable animal Ramsés le corto la única oreja concedida esa tarde. De  su actuación Paulo Andrés Sánchez Gil escribió en Burladero.com lo que sigue:

Por matar al toro que abrió plaza de dos pinchazos y una defectuosa estocada Bautista se dejó ir un doble premio que la excepcional faena que le bordó al noble animal hubiera merecido. Con el capote inició su labor con dos verónicas de rodillas, cuatro de pie y una larga mirando al tendido, y luego con la muleta el maestro francés toreó con templanza, lentitud, sentimiento, hondura y duende, creando una obra de arte que será recordada por los aficionados de Manizales. Tras arrastrarse al toro, el público lo obligó a dar dos aclamadas vueltas al ruedo. Bautista fue silenciado al deshacerse del falto de fondo cuarto astado, al que toreó con oficio pero sin mayor lucimiento.

Ginés Marín  tuvo sus mejores momentos toreando al tercero, al que de salida lo recibió con unos elegantes lances mientras con la muleta la faena fue irregular, sobresaliendo las series de pases en redondo, y al cobrar una estocada caída y tendida fue premiado con una vuelta al ruedo tras una petición minoritaria. Con el sexto, un toro sin fondo ni clase, estuvo decidido y al matarlo pronto, oyó silencio.

La novillada: toreando bajo lluvia cara y cruz para Santiago Fresneda

El martes, en una tarde muy lluviosa se celebró un festejo que el presidente debiera haber suspendido debido a las malas condiciones del ruedo. No obstante, bajo estas condiciones el comienzo de la novillada tuvo que retrasarse media hora y, a pesar de continuar lloviendo, el presidente ordenó que el primer novillo saliera al ruedo, aunque después de lidiarse el segundo utrero, por seguir diluviando, de nuevo se suspendiera el festejo por unos 20 minutos para acondicionar el ruedo…y la llamada fiesta continuó.

Bajo estas malas condiciones los novilleros nacionales Sebastián Cáqueza, Andrés Bedoya, y Santiago Fresneda, que debutaba con picadores, hicieron el paseíllo para lidiar unos encastados y serios novillos de Achury Viejo. Al l finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del recién fallecido matador colombiano Andrés de los Ríos y se interpretó en su homenaje el pasodoble que lleva su nombre.

Los tres novilleros, que tienen poco oficio, con mucha voluntad hicieron lo bueno que pudieron, que no fue mucho, toreando en un ruedo embarrado y molestado por el agua que continuamente caía y, al matar a sus utreros, Cáqueza y Bedoya fueron silenciados, mientras Fresneda cortó una oreja al excelente tercer novillo, lo que emborronó al oír los tres avisos al intentar matar al novillo que cerró plaza.

Fresneda, al tercero de salida  lo lanceó con soltura y con la muleta le completó una faena toreando con más recursos y valor que técnica y, al matar bien paseó la única oreja que fue concedida esa tarde. El sexto astado, lo brindó a su padre, el  matador colombiano Gitanillo de América, y fue una lástima, que tanto él como su padre tuvieran que oír los tres avisos que sonaron antes que retiraran al novillo.

Es de admirar a los aficionados que llenaban la mitad del aforo de la plaza, por mantenerse bajo la lluvia en los tendidos durante la cerca de tres horas que duró la novillada.

Tercera corrida: Román debuta saliendo a hombros

En la corrida del miércoles el joven diestro valenciano Román tuvo un triunfal debut en el coso manizaleño al desorejar al segundo ejemplar del encierro de Paispamba, el único toro bueno de un mal encierro, pues el resto de los astados presentaron dificultades, por lo que ni el español ni los colombianos Leandro de Andalucía y Juan de Castilla, que completaban el cartel, pudieron puntuar. Los dos diestros nacionales solo tuvieron algunos momentos lucidos pero en conjunto sus actuaciones fueron grises, y ambos fueron silenciados tras arrastrarse sus toros.

Del debutante anoto aquí lo que  el crítico  Alberto Lopera escribió en Mundotoro.com de su faena al segundo astado de la tarde:  

A Román no le fue posible repetir el triunfo con el quinto astado, un violento y sin clase animal que embestía a trompicones. No obstante, el valenciano estuvo muy  valiente intentando puntuar de nuevo, pero la faena no remontó y al matar de una estocada, que necesitó de dos golpes de descabellos, fue fuertemente aplaudido tras oír un aviso. Salió a hombros por la puerta grande del coso.

Festival benéfico; Bolívar indulta un novillo de Ernesto Gutiérrez

El tradicional festival dado en honor de la Virgen de la Macarena y en beneficio  del Hospital Infantil Universitario Rafael Henao, se celebró el jueves 11 de enero por la noche. Dio comienzo con una procesión de la Virgen Macarena por el ruedo. A la imagen la acompañaban las autoridades de la ciudad  y los toreros que componían el cartel, mientras que los asistentes en los tendidos alumbraban la escena con farolillos.

Si la ceremonia inicial fue bella también el desarrollo del festejo fue interesante para los espectadores que llenaban la plaza, pues vieron al caleño Luis Bolívar indultar un toro, a Enrique Ponce cortar un trofeo tras completar la mejor faena de la noche y al El Juli, Sebastián Castella y Roca Rey, sin puntuar, tener momentos brillantes en sus actuaciones. La nota triste del festejo desafortunadamente la proveyó Pepe Manrique al fracturarse la muñeca al darle un muletazo al quinto novillo, por lo que pasó a la enfermería y Ponce tuvo que rematar al utrero.

Se lidiaron unos encastados novillos de Ernesto Gutiérrez, siendo los mejores el  primero, al que se dio la vuelta al ruedo en el arrastre y el quinto que fue indultado.

Así comentó sobre el indulto Jorge A. Díaz Reyes en Burladero.com:

El maestro Ponce fue el primer  diestro en puntuar al cortarle una oreja al primer novillo que pisó el ruedo, tras bordarle una magistral, larga y redondeada faena. El premio pudiera haber sido doble si no hubiera sido por la estocada ser defectuosa.

De lo que pasó el  resto de la noche hay que anotar que Castella también completó otra gran faena, pero su premio fue solo de una vuelta al ruedo por el novillo haber tardado en doblar,  a pesar de la buena estocada que el francés le ejecutó. Dio una aclamada vuelta al ruedo.  El Juli, a un animal que tuvo dificultades, lo toreó con oficio y poderío y al rematarlo de un pinchazo y una eficiente  estocada, saludó en el tercio, y Roca Rey fue ovacionado al pasaportar al último utrero.

Cuarta corrida: un descastado encierro de Juan Bernardo Caicedo emborrona el penúltimo festejo

El viernes en el  penúltimo festejo del ciclo, en el que hubo otro lleno, los toros de un descastado y complicado encierro de Juan Bernardo Caicedo, del que salieron al ruedo siete ejemplares, no dieron opciones para el triunfo al maestro francés Sebastián Castella, al diestro local José Arcilla ni al peruano Andrés Roca Rey. La tarde la salvó un manejable sobrero de de Santa Bárbara, el sexto tris, al que Roca Rey le cortó una oreja.

Tanto Castella como Arcilla, en sus lotes, y Roca Rey, al rematar al tercero de Caicedo, se fueron de vacío, habiendo que esperar hasta que el peruano puntuara con el último toro lidiado esa tarde,

Salieron primero el titular sexto y un sobrero del mismo hierro anunciado, y al ser retirados salió el sobrero de Santa Bárbara, un manso animal que se defendía. A este animal, el diestro limeño, con mucho valor, buena técnica y metido entre los pitones, le robó muletazos hasta completarle una faena, que aunque no fue redondeada, sí fue muy meritoria. Al matar de un espadazo trasero, el público pidió la oreja con fuerza y el presidente la concedió.

Quinta y última corrida: triunfal final de feria con Ponce y El Juli saliendo a hombros junto al ganadero

El sábado se cerró la feria con un competido mano a mano entre Enrique Ponce y El Juli, en el que con sus extraordinarias actuaciones, lidiando un bravo encierro de Ernesto Gutiérrez, dejaron una  tarde para el recuerdo de los aficionados que llenaban el coso.

En este encuentro, Ponce indultó al toro que abría plaza, desorejó al tercero y dio dos vueltas al ruedo tras matar al quinto, mientras que El Juli saludó en el tercio al rematar al segundo, le cortó dos orejas al cuarto y fue ovacionado en el último astado lidiado en esta feria

Alberto Lopera en Mundotoro.com así se refiere al  máximo triunfador de la tarde:

El Juli desorejó al cuarto toro, al que toreó con variedad con el capote y le completó con la muleta una sobria y clásica faena y, al rematarlo con un efectivo volapié, paseó dos apéndices en sus manos al dar una aclamada vuelta al ruedo.  Pudiera haber puntuado en sus dos otros toros, pero por fallar con los aceros los perdió.

La estampa de Ponce, El Juli y el ganadero saliendo a hombros por la puerta grande del coso fue la imagen ideal para finalizar la entretenida edición de la Feria del Café 2018 de Manizales.

Premios oficiales

Finalizo este resumen anotando los nombres de los recipientes de los premios del abono ferial:

*Los carteles de Ponce y El Juli por Pedro Escacena

Volver a ACTUALIDAD