OPINION: EL SER LO QUE SE ES
    por Mario Carrión